conclusión de un trabajo

¿Cómo hacer la conclusión de un trabajo? 

Todos los trabajos universitarios (monografías, tesis, TFG, TFM, ensayos, investigaciones, etc.) incluyen conclusiones. Es una etapa importante y necesaria para darle un cierre al texto. Si necesitas entender mejor en qué consiste la conclusión de un trabajo, te invitamos a que sigas leyendo este post.

La conclusión: definición

Cuando ya hayas escrito tu trabajo, llegará la parte en la que tienes que explicar reflexiones finales sobre tu tema. Lo primero que tienes que saber es que la conclusión no es únicamente un resumen de todo el texto.

Se trata de recapitular los temas que abordaste durante el trabajo. Pero solo debes destacar aquellos que consideres más importantes. Es decir, enfatiza las ideas que quieras que el lector conserve.

Hacer una reflexión final sobre lo desarrollado significa alcanzar nuevas ideas surgidas de tu texto. En otras palabras, se espera que vuelvas sobre los contenidos y escribas alguna conclusión novedosa. Pero esto no significa que tengas que aportar nuevos conceptos. De hecho, no debes introducir ideas teóricas nuevas.

Es importante, además, que mantengas la coherencia con el resto de las partes del trabajo.

Lo que menciones en la conclusión debe corresponderse con el contenido de la introducción y, asimismo, con el desarrollo. La lógica debe mantenerse para lograr la unidad interna del texto. No dejes los cabos sueltos.

Como hemos dicho, al resaltar las ideas que creas esenciales, haz hincapié en tu hipótesis o tesis. Es central si quieres que tus lectores entiendan tu postura. Asimismo, tienes que resaltar qué otros análisis e investigaciones pueden hacerse a partir de tu trabajo.

Por otra parte, desde un punto de vista más formal, tienes que cuidar la extensión de la conclusión. Depende del número total de páginas del trabajo. Por lo general, la conclusión y la introducción juntas deben ocupar aproximadamente el 15% del trabajo total (sin contar referencias bibliográficas y anexos).

conclusión de un trabajo

¿Cómo hacer la conclusión de un trabajo?

Para facilitarte el proceso de creación de esta parte, te compartiremos unas preguntas disparadoras que puedes hacerte para alcanzar la inspiración:

  • ¿Lograste responder tu pregunta de investigación?
  • ¿Se verificó tu hipótesis?
  • ¿Realizaste, efectivamente, un aporte a tu disciplina? ¿Cuál/es? ¿Te distinguiste de las investigaciones precedentes?
  • ¿Tu trabajo posibilita la apertura de nuevas líneas de investigación? ¿Cuáles?
  • ¿Pudiste refutar ideas, confirmar teorías o responder a otros trabajos?
  • ¿Hay algún contenido importante en la introducción que no mencionaste en la conclusión? Si es así, revisa y agrégalo.
  • ¿Qué dificultades y obstáculos se te presentaron durante tu trabajo? Si las hubiera, ¿qué metas no pudiste alcanzar?
  • ¿Hallaste alguna información que no esperabas?
  • Siendo objetivo, ¿piensas que tus lectores recordarán tus ideas centrales y tu tesis/hipótesis? Si la respuesta es negativa, ¿de qué manera podrías enfatizarlas?
  • ¿Introdujiste datos y conceptos nuevos en la conclusión que no mencionaste en el resto del trabajo? Esto no es correcto. Si quieres agregar nueva información, escríbela en el desarrollo. De esta manera, posteriormente, podrás incluirla en las conclusiones.
  • Finalmente, tómate un rato para reflexionar: ¿se te ocurre una idea conclusiva que quieras agregar?

 Conclusión de un trabajo: ejemplo

Ahora, para que entiendas más claramente cómo hacer una conclusión, te dejamos un ejemplo extenso de una tesis. Al final del post, te compartimos la fuente:

CONCLUSIONES

Con la realización de este trabajo nos planteábamos inicialmente indagar en los antecedentes y en los primeros pasos de la enseñanza de la Física y Química en España en los niveles correspondientes a la educación secundaria. Con el fin de mostrar una visión global del desarrollo de la disciplina, decidimos abordar el estudio de los distintos aspectos que influyeron y determinaron este proceso. Consideramos en primer lugar la evolución de las asignaturas de Física y Química en los planes de estudios de los Institutos planteados por la administración educativa a lo largo del periodo estudiado, haciendo también especial referencia a los contenidos propuestos en los libros de texto, en los programas y en las disposiciones oficiales.

A continuación nos interesaba determinar quiénes fueron los responsables de la enseñanza de las ciencias en los niveles correspondientes a la segunda enseñanza. En este sentido, estudiamos la formación, titulación, forma de acceso y otra serie de características relativas a los catedráticos de Física y Química de Instituto durante el primer tercio del siglo XX, así como el proceso de actualización científica y didáctica de este profesorado. Finalmente, centramos nuestra investigación en el análisis de las nuevas orientaciones que fueron surgiendo y difundiéndose para la enseñanza de la Física y Química en los Institutos.

En el desarrollo del trabajo nos encontramos con el hecho de que algunos de los aspectos analizados superaban en sí su acotación en un determinado apartado o capítulo, mientras que otras cuestiones que -por su interés- podrían haber sido objeto de un capítulo completo aparecían, más o menos difuminadas, a lo largo de todo el trabajo, como puede ser el caso del Instituto-Escuela de Madrid o de algunas de las figuras más destacadas del Cuerpo de catedráticos de Instituto durante esos años, que aparecen referidas continuamente a lo largo de toda la investigación. Por esto, en lugar de presentar las conclusiones en relación con cada uno de los capítulos, intentaremos organizarlas en torno a una serie de ejes guía que reflejen las aportaciones más relevantes de la investigación con respecto a las distintas cuestiones planteadas.

Consideraremos:

En primer lugar las conclusiones relativas a la persistencia del modelo universitario como referencia en la segunda enseñanza, frente a otros enfoques formativos y la repercusión que esto tendría en la enseñanza de las ciencias experimentales. Asimismo, durante todo el período, estará presente en los Institutos, y en el entorno político-educativo de la época, el debate ciencias humanidades a la hora de diseñar el currículo de la enseñanza secundaria.

Otros ejes organizadores de las conclusiones serán los relativos a la selección, estructuración y secuenciación de los contenidos de enseñanza y al profesorado responsable de las materias correspondientes a estas ciencias experimentales. Finalmente, incluimos las conclusiones sobre la evolución en la orientación de la enseñanza de la Física y Química experimentada a lo largo del periodo estudiado, poniendo especial énfasis en el cambio que se produjo en la concepción del trabajo práctico y resaltando la importancia de las actuaciones de la J.A.E.

En este sentido, pensamos que la labor desarrollada por el Instituto-Escuela de Madrid merecía una mención relevante en estas conclusiones. En torno a la experiencia de este centro -y los que posteriormente se crearon con un carácter similar en Barcelona, Valencia o Sevilla-, convergen prácticamente la totalidad de las cuestiones abordadas en este trabajo: formación del profesorado, nueva visión del trabajo práctico, puesta en práctica de nuevas metodologías, etc.

Su figura emerge con fuerza a lo largo de todo el trabajo. Sus aportaciones didácticas y la brillantez y rigurosidad de su pensamiento científico y pedagógico contribuirán de manera decisiva a la construcción de la didáctica de las ciencias experimentales en nuestro país.

Para continuar leyéndola, sigue este enlace: https://tesisenred.net/bitstream/handle/10803/11071/Tjdlm5de7.pdf.pdf?sequence=5&isAllowed=y

Tips de escritura para hacer la conclusión de un trabajo

  • Mantén el mismo estilo de escritura que en el resto del trabajo. Parece evidente, pero conservar la coherencia en la formalidad del texto es clave.
  • Puedes hacer un esquema o un punteo con los aspectos más importantes antes de escribirla. Así, recordarás qué información no puede faltar.
  • Utiliza conectores de conclusión. Ellos otorgan calidad y facilitan la comprensión del texto. Por ejemplo: en suma, para concluir, en resumen, a partir de lo expuesto/explicado, con todo, en cuanto a lo abordado anteriormente, para finalizar, en último lugar, finalmente, frente a lo desarrollado, en última instancia, en definitiva, etc.

¡Escríbenos si necesitas ayuda con tu conclusión!

En Tesis y Másters ofrecemos un servicio de asistencia a los estudiantes que están redactando sus trabajos universitarios.

Nuestro objetivo es ayudarlos a que se gradúen. Por eso, si tienes dificultades para hacer alguna parte de tu proyecto o no cuentas con el tiempo suficiente, tenemos la mejor solución para ti.

Para brindarte un servicio de excelencia, contamos con un equipo de más de 500 profesionales especialistas en todas las disciplinas. De esta forma, una vez que nos cuentes tu situación, te asignaremos al mejor profesional competente en tu área de estudio. Antes de comenzar, elaborarán en conjunto un calendario con plazos de entrega ajustados a tus necesidades y a los requisitos de tu universidad. Así, podrás estar tranquilo en que obtendrás tu texto en los tiempos que nos solicitaste.

Te llevarás un trabajo original y libre de plagio. Usamos Turnitin, la mejor plataforma antiplagio del mundo. De este modo, también te enviaremos un informe confirmando que tu trabajo es único.

Nuestro trabajo es confidencial, por lo tanto, tu privacidad estará resguardada.

¿Quieres tu presupuesto gratis?

¡Sí! Podemos enviarte tu presupuesto sin costo y sin compromisos. Para eso, rellena el formulario contándonos tu situación y te responderemos antes de las 24h. ¿Qué esperas para finalizar tus estudios? ¡Te esperamos!

Formulario
Web Origen
Fuente de Posible cliente
¿Quieres adjuntarnos un archivo?

El límite de tamaño de los archivos es de 20 MB.

Usted acepta, a través de la marcación de la presente casilla, nuestro Aviso legal y nuestra Política de Privacidad

Fuente consultada:

https://tesisenred.net/bitstream/handle/10803/11071/Tjdlm5de7.pdf.pdf?sequence=5&isAllowed=y

 

Deja una respuesta