Tesis y Masters España

estilo Vancouver

Conoce todo sobre el estilo Vancouver

Usualmente, en el ámbito académico se utilizan mucho las normas APA. Pero esta no es la única posibilidad de darle formato de un texto. Por eso, en este artículo te contaremos todo lo que debes saber sobre el estilo Vancouver. Esperamos que te sea de utilidad. ¡Acompáñanos! 

El estilo Vancouver explicado

Tanto el estilo Vancouver, como las normas APA y todos los otros formatos existentes, cumplen un rol que excede el ámbito estético. Su principal función es servir como marco de referencia para consignar la información traída de otros autores a la producción personal. ¿Qué quiere decir esto? Que se ocupan para citar a los autores de manera clara, sistemática y ordenada, de modo tal que otra persona pueda encontrar el texto referenciado.




Aquí podemos hacer mención a dos maneras diferentes de incluir la bibliografía: las referencias y las citas. Conozcamos ahora en qué consiste cada una.

estilo Vancouver

Citas en el texto: es la mención del libro y autor del cual se ha obtenido la información, dentro de la redacción del escrito propio. La forma de hacerlo varía de acuerdo al estilo empleado. 

Referencias bibliográficas: es un apartado del trabajo académico en el cual se crea un índice con las obras consultadas. Aquí se incluye todos los datos necesarios para recuperar la información citada directamente desde su fuente. También aquí, el formato dependerá del estilo empleado.

¿Cómo usar el estilo Vancouver?

El modo de incluir bibliografía difiere entre las citas y las referencias, por tal motivo, elaboraremos un apartado para cada una de ellas. Allí, podrás encontrar cómo consignar las obras empleadas, con el estilo Vancouver.

Referencias

En este punto de la historia, la bibliografía se encuentra disponible en dos formatos: analógico y digital. Comencemos por el primero. Presta especial atención a los signos de puntuación.

Libro 

El formato a utilizar es el siguiente: Autor (apellido e inicial del nombre). Título de la obra. Edición. Lugar de publicación: Editorial; año. Veamos un ejemplo: Capriotti P. Branding Corporativo. 3.ª ed. Santiago de Chile: Libros de la Empresa; 2009. 

Para citar un capítulo dentro del libro, pero con otro autor, se utiliza la misma información con unos pequeños agregados: Autor del capítulo (apellido e inicial del nombre). Título del capítulo. En: director/coordinador/editor del libro. Título de la obra. Edición. Lugar de publicación: Editorial; año. Páginas que comprende el capítulo.

Artículos de revista

Este presenta algunas diferencias frente al formato libro: Autor (apellido e inicial del nombre). Título del artículo. Abreviatura internacional de la revista. Año; vol. Número: páginas que comprende el artículo. Te compartimos un ejemplo: Zibechi, R. Los movimientos sociales latinoamericanos: tendencias y desafíos. Osal, 2003, vol. 9: p 185-188.

A continuación, te mostraremos cómo se hace la referencia de contenido digital.

Libros

En el estilo Vancouver, la referencia es similar al formato analógico, con algunas aclaraciones: Autor (apellido e inicial del nombre). Título de la obra [Internet]. Lugar de publicación: Editor; año [revisión; consultado]. Disponible en: URL. Recuperando el ejemplo anterior: Capriotti P. Branding Corporativo [Internet]. Santiago de Chile: Libros de la Empresa; 2009 [revisión 2015; consultado el 5 de mayo de 2022]. Disponible en: URL. 

Artículos de sitios web

Por su parte, las páginas web se referencian de la siguiente manera: Autor (apellido e inicial del nombre). Título del artículo [Internet]. Fecha de publicación [consultado]. Disponible en: URL Ejemplo: National Aeronautics and Space Administration. New NASA Black Hole Sonifications with a Remix [Internet] 4 de mayo de 2022. [Consultado el 5 de mayo de 2022]. Disponible en: URL

En este apartado solo incluimos unos pocos formatos de fuentes posibles, con el objetivo de que reconozcas el estilo. Pero no te preocupes. Antes de finalizar el artículo te ofreceremos herramientas para que crees, de manera digital, la referencia adecuada para tu fuente.

Citas

Para citar con el estilo Vancouver se utilizan números entre paréntesis a continuación del nombre del autor o al final de la frase. Para incluir la misma obra más de una vez, se emplea siempre el mismo número. Al finalizar la redacción del proyecto, se consignará en el apartado bibliográfico el nombre de las obras según hayan aparecido en el texto. 

Ahora ya tienes un pantallazo general del estilo Vancouver. Sabemos que esto no es suficiente para resolver tus dudas, por eso, a continuación, haremos un breve recorrido por las herramientas digitales que te ayudarán.

Herramientas digitales para citar en estilo Vancouver

Como estudiante universitario debes saber que la tecnología puede resolverte muchos problemas si sabes cómo usarla. Por eso aquí te traemos tres programas que te ayudarán enormemente.

Referencias bibliográficas

Esta web te permite citar todo tipo de contenido, tanto digital como analógico. El único problema que tiene es que tú debes ingresar los datos. Lo cual puede ser un verdadero dolor de cabeza si has consultado mucha bibliografía.

Lo importante de este sitio es la variedad de formatos que contempla. Es realmente útil, ya que no quieres perder tiempo ni equivocarte redactando la referencia por tu cuenta. Resulta ser un excelente complemento para generadores de citas automáticos como el que veremos a continuación.

BibGuru

Este es uno de esos aliados que quieres tener cerca a la hora de crear tu apartado bibliográfico. Su funcionamiento es muy sencillo, pero has de saber que su base de datos es limitada en cuanto a material analógico. Por eso, asegúrate de complementarlo con el sitio que mencionamos en el punto anterior. 

Con estas dos herramientas, ya estás en condiciones de citar en el estilo Vancouver a la perfección. Sin embargo, antes siquiera de empezar a consultar bibliografía, debes aprender a almacenarla. Veamos esto a continuación.

RefWorks

Este es uno de los gestores bibliográficos más populares. Es una poderosa herramienta que te permitirá almacenar toda la bibliografía consultada. Para acceder a ella, puedes preguntar si tu universidad cuenta con las licencias correspondientes. Su modo de uso es bastante simple, aunque su interfaz da la sensación de que su última actualización fue en el año 2000. 

Antes de terminar, queremos compartir contigo un importante secreto que debes saber previamente a comenzar con tu proyecto universitario.

estilo Vancouver

El secreto detrás de la bibliografía

Si has llegado hasta este punto del artículo, de verdad te interesa que tu proyecto académico esté bien hecho. Por eso, aquí te compartiremos un secreto que te sacará de apuros. Asegúrate de contárselo a tus amigos, te lo agradecerán.

El secreto para componer tu bibliografía es: tomar nota de todo lo que leas. Probablemente, no sea lo que esperabas, por tal motivo, te contaremos la importancia hacerlo. 

Durante el proceso de consulta bibliográfica tendemos a revisar una amplia variedad de textos. A algunos los descartamos, mientras que a otros los conservamos. Es muy habitual, que en el desarrollo del proyecto nos surjan nuevas relaciones de ideas que nos inviten a recuperar material descartado. Será fácil recuperarlo si tienes anotado donde está.

Pero eso no es lo único. Realmente no quieres volver a releer todo el material que ocupaste para hacer tu bibliografía. Es una verdadera molestia. Por lo tanto, aquí va otro secreto, el apartado bibliográfico se construye día a día. De esta manera, cuando termines tu trabajo, ya tendrás la sección más problemática terminada. Esto te será fácil con el uso de gestores bibliográficos, no lo olvides.

En este artículo te hemos contado todo lo necesario para aplicar el estilo Vancouver de manera correcta. Esperamos que la información te haya sido de utilidad y que puedas avanzar con tus proyectos académicos. Pero, si necesitas más ayuda, puedes contar con nosotros. Continúa leyendo para saber más.

¿Necesita más ayuda que un artículo sobre el estilo Vancouver? Cuenta con nosotros

En Tesis y Másters conocemos la dificultad que implica adaptar el formato de tus textos a un estilo determinado, especialmente si es la primera vez que lo haces. Por este motivo, desarrollamos una serie de servicios destinados a asistir a los estudiantes que lo necesiten. 

Para hacerlo de manera profesional, conformamos un equipo de especialistas altamente capacitados, lo suficientemente amplio para abarcar todas las áreas del conocimiento existentes. De esta manera, podemos brindar ayuda sin importar el tema elegido.

¿Cómo lo hacemos? Muy simple. Por un lado, ofrecemos asesorías personalizadas cuyo objetivo es aclarar las dudas del estudiante. Por el otro, corregimos trabajos terminados, previamente a ser entregados.

Pero si eso no es suficiente, redactaremos para ti el proyecto que te esté dando problemas. Ya sea una monografía, un ensayo, un TFG, TFM o tesis doctoral. No importa el tipo de texto del cual se trate, podemos hacerlo.

Pero eso no es todo, además te ofrecemos dos garantías importantes. La primera es que tu identidad estará totalmente resguardada por nuestros estrictos protocolos de confidencialidad. La segunda es que tu trabajo estará libre de plagio gracias a la tecnología de Turnitin.

A continuación, te ofrecemos toda la información que necesitas para contratar nuestros servicios.

Realiza tu consulta y obtén tu presupuesto personalizado y gratuito ahora

¡Enhorabuena! Estás a un clic de desbloquear las trabas que te impiden alcanzar tu título universitario. Para ello, completa el formulario y nos comunicaremos contigo con el objetivo de conocer los detalles del trabajo que te agobia. 

No pierdas más tiempo pensando, termina pronto con esos proyectos, ¡contáctanos ahora!

Abrir chat
¿Necesitás ayuda?
Hola 🤗 , recuerda que si tienes problemas con la redacción de tus proyectos podemos ayudarte.